"El que no imagina es como el que no suda; almacena veneno." Truman Capote

lunes, 7 de febrero de 2011

Mis relaciones (jodidamente) amorosas. Parte 1


Cuando era pequeña era muy “enamoradiza” y me gustaban todos los chicos, y cuando digo todos son todos: si era bajito me parecía gracioso, si era gordito me encantaba su personalidad, si era medio lelo me resultaba guapísimo… Total que podían llegar a gustarme todos los de mi clase con demasiada facilidad, ya ves que yo no le ponía pegas a nada.

Más tarde, durante los años más horribles de la adolescencia, empecé a ser más selectiva, evitaba a los más guapos porque eran unos cabrones y a los más listos porque no podía seguir sus pasos.

Entonces era cuando me obsesionaba con un solo chico.

Durante el periodo en el que me gustaba y no éramos nada lo pasaba fatal pensando en él (incluso por alguno llegué a llorar, vergüenza me da recordarlo), pero cuando conseguía que se fijase en mí, a la semana acababa detestándolo y no podía ni verle.
La cuestión es que, llegó un momento de mi vida, cuando cumplí 18 más o menos, en que me paré a pensar que a lo mejor la razón de que mis relaciones no durasen más de dos semanas se debía a que me daba miedo enamorarme.

Al año conocí a un chico, 8 años mayor que yo, con el que estuve “saliendo” por así decirlo, por lo menos era la relación más seria que había tenido en toda mi vida (aunque era fácil llegar a ese puesto observando la lista precedente) aunque no éramos pareja porque él “no tenía tiempo para relaciones serias”; claramente era una escusa, se notaba que la diferencia de edad influenciaba bastante. Así que aunque fuese con el único hombre que realmente me apetecía estar, intenté olvidarle, pero hay veces que cuanto más pasas de un tío, más quiere él estar contigo (anonadada me hallo siempre que ocurre esto, pero es realmente verídico).

Obviamente en esta ocasión no iba a ser diferente y allí le tenía, detrás de mí, queriendo verme y tratándome como a una reina. Entonces, sin saber cómo ni por qué me escuché diciéndole que ya estaba con otro chico.

Sí, yo soy así, medalla de oro en joder relaciones. Pero el caso era que estaba bastante loca por él, y aquí se confirmaba mi teoría de que tenía miedo a enamorarme y que luego me hiciesen daño.

Después de pasarme casi un mes sin dejar de pensar en el tema llegué a la conclusión de que quien no arriesga no gana y decidí tirarme a la piscina, a por todas: hablé con él y le conté todo; me escuchó, me comprendió y me dijo que fuésemos poco a poco, sin agobios, quedando de vez en cuando y si veíamos que podía ir a más pues adelante.

Entonces llegaron las fiestas de mi pueblo y la primera noche no sé por qué, estuvimos los dos muy pasotas, como queriendo que el otro fuese detrás o algo parecido. Aunque cuando él se marchó a su casa me dijo que me había echado de menos toda la noche y que le hubiese gustado pasar más tiempo conmigo. Podéis imaginar lo feliz que era en ese momento sin saber lo que ocurriría al día siguiente…

CONTINUARÁ

6 comentarios:

Mónica87 dijo...

Hola!!!
Tu historia es parecida a la mia jejeje
Yo también he jodido muchas relaciones por miedo...
y también, cuando tenía 19, salí con un chico 7 años mayor que yo jejeje.
Besitos, y me quedo intrigada por saber como sigue!!!

ave fenix dijo...

Todos pasamos por etapas y todos cometemos errores, yo creo que evolucionar precisamente es eso: Aprender de nuestros errores y corregirlos.

Siempre nos gusta complicarnos las relaciones, imagino que es como una partida de ajedrez cuando uno ataca el otro se enroca.

Adam Sandler dijo...

interesting...

Arena dijo...

Te entiendo perfectamente, yo también creo que sufro tu enfermedad... el miedo a enamorarme y a que me lastimen y además mis relaciones no me han ayudado a mejorarlo sino que lo han fomentado aún más. Que ganas de que escribas la segunda parte para ver como sigue la historia!!! Saludos Wapísima!!!!

Guille dijo...

Interesante historia, espero la segunda parte.
Un saludo desde Buenos Aires.

Lunática dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios!
Ahora subiré la segunda parte de la historia que creo que no tiene desperdicio.

Besitos!! =)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...